Se lee en 7 minutos
Trucos para enseñar a sonarse la nariz a un niño
4.2 (84.44%) 9 votos

sonarse-la-narizA veces es difícil enseñar a un niño a sonarse la nariz, de hecho, son muchos los niños que presentan dificultades, ya que tienen que soplar por la nariz y no aspirar como están acostumbrados a hacer. Una de las enseñanzas que imparte el Método Montessori trata sobre enseñar a los niños a sonarse la nariz por etapas, desgranando cada paso para que los niños imiten la acción de forma más sencilla.

No obstante, en ocasiones algunos niños se traban y sólo consiguen aspirar, pero si es el caso de alguno de tus hijos no te desesperes, porque tenemos algunos trucos que podrán ayudarles a conseguir sonarse la nariz correctamente.

Sonarse la nariz por etapas

Lo que tenemos que hacer es quitarle algo de importancia, para que nuestro hijo no se obsesione ni le terminemos por crear un problema. Lo que ahora le está costando hacer, más adelante lo podrá realizar sin ningún problema.

Para ayudarle podemos seguir algunos ejercicios lúdicos que nos pueden ayudar, de forma divertida, como los siguientes:

Soplar por la boca

Para poder sonarse la nariz y empezar con los trucos para llegar a logra el objetivo final, el niño debe saber soplar por la boca. Si no sabe o tiene dificultades para hacerlo, hay algunos juegos que le encantarán, como los 4 juegos del soplo que contienen diferentes escenarios para poder entrenar la intensidad, la direccionalidad y la potencia del soplido, para dirigir la pelota por el recorrido planteado.

Otros juegos que les encantan son los de hacer burbujas soplando con una pajita en un vaso con algún líquido o los juegos de pompas de jabón que tienen que soplar para hacer grandes pompas que flotan en el aire.

sonarse-la-nariz

Soplar por la nariz con la boca cerrada

Aquí llega la dificultad ya que debe saber distinguir entre la diferencia de soplos, el de la nariz y el de la boca. Para ello puede realizar algunos sencillos trucos:

  • Volviendo al ejercicio de soplar con las pajitas y el vaso de agua, le pediremos al niño que vuelva a soplar pero en este caso bloquearemos la pajita con los dedos, para que automáticamente el niño tenga que realizar una espiración por la nariz.
  • Ponemos una bolita de algodón, un trocito de papel o una pluma sobre la mesa y le pedimos que se tapen la boca y lo intenten soplar sólo con la nariz.

Sonarse la nariz ellos solitos

Cuando el niño tiene desarrolladas sus capacidades motrices le podemos dar el pañuelo para que lo coja con sus dos manos. Debe bloquear un lado y soplar fuerte por el otro.

sonarse-la-nariz

Fisioterapia respiratoria: enseñar a sonarse la nariz

Los niños se congestionan con facilidad y es muy habitual verles con mocos precisamente porque no saben sonarse la nariz. Si les enseñamos a hacerlo desde pequeños, evitaremos que absorban y la mucosidad suba provocándoles la molestia de la congestión nasal y sus complicaciones.

Cuando los niños tienen catarros o se enfrían, generalmente los principales responsables son los virus de las vías respiratorias, con picores o escozores en la faringe, destilación continua y congestión nasal. Otros síntomas que suelen aparecer son dolores de cabeza, dolores musculares y fiebres aunque no muy altas.

Para controlar la congestión nasal hay algunas técnicas que pueden ayudarte, facilitando la respiración y aliviando todos los síntomas asociados como el dolor de cabeza, etc.

Trucos para aliviar la congestión nasalsonarse-la-nariz

  • Drenaje rinofaringeo: consiste en introducir una cantidad de 5 cc de suelo fisiológico por una de las fosas nasales mientras inspiras, debes hacerlo de forma rápida y profunda mientras te tapas la otra fosa. Repite con la otra fosa nasal. A continuación tendrás que escupir todas las secreciones que te hayan subido por la boca.
  • Sonado forzado nasal: cuando nos sonamos con el pañuelo en realidad estamos presionando la cavidad nasal y realizando una inversión del flujo, en lugar de hacia fuera lo metemos más hacia adentro. Esto en definitiva nos puede llegar a provocar sinusitis y hasta otitis media. Por eso, la forma correcta para sonarse es otra, la vemos en los deportistas muchas veces durante los partidos de futbol y realmente parece eficaz. Consiste en apretar uno de los lados de la nariz y soplar por el otro, después repetimos con el otro lado. El ruido es menor y el vaciado es mucho mayor. Eso sí, tenemos que recordar que no estamos en un campo de futbol, así que debemos ponernos siempre un pañuelo en la mano para evitar problemas.
  • Forzado nasal en casa, si estás en casa, en la ducha o sobre el lavabo, puedes realizar la técnica anterior, o tumbado de lado, dejando que drene de forma libre tras realizar espiraciones nasales al cerrar una de las fosas. Al sentir que la fosa está completamente despejada, repetir con la otra.
  • Realizar vahos, una técnica que no falla, ablanda, despeja y permite que todos los agentes balsámicos que incluimos como el mentol entre otros, nos ayuden a hidratar todas las secreciones y a descongestionar. Lo más apropiado es realizarlo dos o tres veces al día.
  • Técnica de la tos, esta es una de las técnicas que nos pueden ayudar más a proteger nuestras vías aéreas. Es imprescindible realizar un patrón de tos que nos ayude a identificar qué tipo de tos tenemos, si es tos seca que habrá que eliminar o si es tos con mucosidad que es mejor no suprimirla ya que esta tos es productiva y nos ayuda a eliminar la mucosidad. La tos correcta comienza cuando inspiramos de forma profunda y cuando nuestra laringe queda cerrada por la glotis, nuestros músculos abdominales se contraen con fuerza. En ese momento llega el golpe de tos que abre de forma forzada la glotis y arrastra de este modo toda la mucosidad presente en la zona de la tráquea, los bronquios y los pulmones.

sonarse-la nariz

Cómo convencer a un niño de que debe sonarse la nariz

Tu hijo al principio puede decidir que es algo que le gusta e incluso coger el pañuelo directamente, pero también puede llegar un buen día en el que se canse y diga que está harto de limpiarse la nariz, que no quiere que se la limpies tu, ni quiere soplar.

Los niños son así, por eso obligarles no nos lleva a nada, sino que debemos enseñarles y educarles de tal forma que comprendan que lo que están aprendiendo les está beneficiando realmente.

Enseñarles mediante juegos a soplar, utilizando técnicas como hemos visto con las pajitas, las plumas o las burbujas, les divierten enormemente y además les ayudan a aprender a respirar mejor.

Esta es una forma muy efectiva de aprender, de forma lúdica, con Akros y nuestros juegos educativos, que te hacen mucho más sencilla la difícil tarea de ser padre.

Enseñarles a sonarse la nariz puede ser todo un reto, que si se hace de la forma correcta y se celebra como un gran éxito, puede ser todo un logro para el pequeño que le ayude a superar su próximos catarros de forma mucho más favorable.

 

Una Respuesta

  1. Noe

    Yo tengo a uno de 7 años y todavia no sabe y lo peor de todo, que no quiere saber… que desesperacion por Dios

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.